lunes, agosto 07, 2006

En el sueño, ella se aparece con un vestido color caca y los ojos blancos.
En el sueño ella grita sin sonido, pero grita. Como grita.
Y muerde, me muerde la yugular como siempre. Aunque nunca la mordió.
Le pregunto porque lo hace, y vuela, vuela chiquita.

Ojos blancos, cielo negro.
Sangre a borbotones saliendo de mi frío y desnudo cuello.
El sonido vuelve a aparecer, nunca estuvo, y es un chillido rabioso que me lastima la piel. Mas.

Anoche soñé un mundo repleto de lunas amarillas.
Repleto de siete lunas amarillas.
Amarillo sapo.
Sapo que vuela, también chiquito.

Y me dormí desnudo.
Y me dormí otra vez desnudo.
Como amanecí la primera vez.
Esta vez muerto, bañado en sangre espesa.

Dije buenas noches y me marche.
Caminando, caminando, caminando ligero.
Soñé que caminaba, caminaba ligero.
Bajo las lunas, las lunas sapo.

Mordí mi yugular.
Y me tiré al pasto.
Para siempre.
Quince minutos más, y desayuno.

Desayuno caca.

7 comentarios:

CAPITAN BAKER dijo...

Esta obra me gusto porque es simple, honesta, y porque me pone el pito duro como una roca.

El autor es anónimo, pero es tan bueno que no deberia serlo

emiliano. dijo...

este poema es especial

CAPITAN BAKER dijo...

SI

Anónimo dijo...

es parecido al de quiero coger

CAPITAN BAKER dijo...

apa, este usuario anonimo me genera una intriga...

se me puso cual roca.

dinosaurio baila cancan dijo...

este poema me parece simplemente sensacional, podria figurar en cualquier antologia de poesia surrealista sin lugar a dudas, maravilloso. entre un cuadro de van gogh y una braza al rojo vivo...































me puso la batata al horno

pituli cosmic dijo...

aguante el dinosaurio
es un capo que la tiene re claribel medina

esaaaaaa

ponete bolgs dinosaurio!