sábado, agosto 12, 2006



Retrato de un artista japonés: Jai Ming Chuu, poeta y herrero nipón cuya producción artística se volvió mas prolífica luego de la bomba de Hiroshima que arrasó con toda su familia, y tambien con un amigo de él, llamado Emilio, al que recurrentemente menciona en sus poemas como "Tigre Dormido".
Luego de la explosión tanto su reputación como su rostro, crecieron considerablemente. Uno, por la riqueza de sus testimonios de la tragedia, el segundo por una horrible radiación que lo desfiguró por completo.

1 comentario:

Maxi Calavera dijo...

Ese pibe ademas de feo es tedioso. Un nerd sin comparacion que vive en una dimension paralela en la que es un ganador popular mientras los musicos de Kiss lo alimentan cuales sirvientes arabigos de edad media!
Aborto, reconocelo... sos lo menos!

Dato que lo puede llevar a la muerte por linchamiento: voto a Menem 3 veces.... y en su casa tiene un poster, con un escrito a su lado que reza: "Ser como tu es mi anhelo, gran emperador!"