lunes, diciembre 08, 2014

Ensimismado

El otro día estaba tirado en la cama flasheando, viendo la vida pasar como en un videoclip. No sonaba ninguna música, eran postales atrás de la otra de la vida que tuve. Mamma mía que vida. Y ahora, acá tirado, medio dolape, con el cuero curtido, un toque de zapán no te miento, pero más vivo que nunca. Y digo vivo no de vitalidad y esas morcilla new age; sino vivo de pícaro, porque mientras me pegaba este viaje nostálgico, una baby de 24 años me tiraba la piola con la cara enchastrada.

No hay comentarios.: